20may/112

Limay Medio: Cierre temporada 2011

Limay Medio: Cierre temporada 2011

Cuando avizoramos el fin de una nueva  temporada truchera, surge inevitablemente como un posible destino el río Limay Medio.

Si bien, la pesca con equipos livianos, y trucha vista es la que mas me cautiva, debo confesar que tener en el otro extremo de nuestra línea una potente  marrón de varios kilos, dispuesta a no entregarse sino después de darnos  una dura y larga lucha, en la que no faltan largas corridas, fuertes  cabezazos  y algunos  pesados saltos; realmente  me tienta, como para dedicarle un viaje hasta ese renombrado destino.

Hace unos meses atrás me propuse aprender a pescar con Spey, y hasta ahora la única oportunidad en la que pude probar mi destreza fue en  algunos viajes al río Paraná, donde pude practicar los diversos tipos de lances del Spey e inclusive tuve la suerte de capturar varios doradillos.

Dada la altura en la que se encontraba el río Paraná (muy crecido) casi siempre tuve que castear desde el bote y me surgía como interrogante como me desempeñaría cuando tenga que vadearme,  tenga el agua mas cerca de mi cintura , y la velocidad de la corriente y el viento fueran mucho mas importantes.

El río Limay entonces se me presentaba como un doble desafío, poder capturar una marrón de las buenas y además  utilizando el Spey cast.

Limay Medio: Cierre temporada 2011

Nuestra idea era acampar en Fortín Nogueira y Rubén Galetto, un incondicional amigo y excelente guía nos trasladaría río arriba, a la zona de la represa, para que flotando en nuestros botes, culminemos la jornada en donde habíamos  dejado armado nuestro campamento.

Dado que nuestras embarcaciones  eran un kayak inflable svx 200 Sevylor y un gomoncito pequeño, nos era imprescindible bajarnos y vadear para pescar, sólo que la utilización de los botes, nos permitirían abordar diversos sectores del río que de otra manera serían  inaccesibles.

Junto a Jorge y a Oscar (“el negro”) arribamos al río en hora cercana al mediodía. Armamos campamento, preparamos los botes para la mañana siguiente, y  decidimos entonces pescar lo que quedaba de la tarde en sectores cercanos al campamento.

Limay Medio: Cierre temporada 2011

Jorge y el negro cruzaron a un islote que se forma cercano a la Bocatoma y pescaron una larga corredera que allí se presenta, yo en cambio me fui sólo caminando río abajo hasta un sector donde una larga corredera se mete en un profundo y largo pozón que ya en un par de oportunidades anteriores nos dieron buenas capturas.

Mi equipo constaba de una caña Winston Vapor de Spey de 14 ft 4 tramos y una línea de skaggit  y un par de puntas de hundimiento de variada velocidad.

Comencé casteando con un punta de hundimiento de 15 ft type 6 de 109 grains.
Mis tiros resultaban uno bueno y tres malos, si bien casteaba una distancia importante, el vuelo de la línea no era para nada lo que yo pretendía.

No obstante en uno de esos que me salían bien y después de controlar una larga deriva, un importante tirón denotó un explosivo pique, clavé e inmediatamente una hermosa marrón  se vio saltar.

Era un hermoso pez, de tamaño considerable que me había tomado una imitación de alevino (Diego Suri algo modificada a mi gusto).

La trucha se metía en medio de la corredera, y aprovechando la fuerza de la corriente  me sacaba línea.

Realmente  me costaba arrimarla, varias veces la traje varios metros y otra veloz corrida, hacía que todo vuelva a empezar.

Cuando la reduje, luego de varios minutos, y pude tomarlo justo aparecieron un par de pescadores que andaban por la zona y gentilmente me sacaron las fotos.

Mi alegría era inmensa, había logrado mi propósito. Una buena marrón y con Spey!!

Limay Medio: Cierre temporada 2011

Limay Medio: Cierre temporada 2011

Seguí casteando y con cada lanzamiento me iba sintiendo mas seguro. Probé algunas otras moscas y luego de varias pasadas a la corredera y el pozón, tuve otro pique, ahora con una mosca tipo bagre Limay hecha con mink.
Era otra marrón algo más pequeña que la anterior pero para nada despreciable.

Otra vez tuve que afrontar una interesante y divertida pelea  en la que tuve la suerte de prevalecer.

Decidí volver al campamento mas que satisfecho y me anoticié que Jorge y Oscar no habían tenido mucha fortuna aunque Oscar había clavado una buena marrón que le dio una buena pelea aunque se le soltó a escasos metros de sus pies.

Esa noche paso rapidísima ya que todos nuestros pensamientos se enfocaban en la flotada que haríamos el día siguiente.

Si bien la experiencia fue hermosa, y el bellísimo río nos ofreció varias capturas de peleadoras arco iris, ninguna  trucha marrón nos hizo el honor de medir sus fuerzas  con nuestros equipos.

Consultando a varios excelentes guías y  amigos, casi todos coincidían en que la pesca había sido durísima, y las marrones grandes aunque en varias oportunidades se podían observar correteando alevinos, no se dejaban seducir por nuestras moscas.

El caudal del río era realmente importante y no nos era fácil obtener  buenos lugares para bajarnos de nuestras embarcaciones.

El segundo  y el tercer día de flotada transcurrieron casi de la misma manera, varias capturas de hermosas y potentes arcoíris pero las marrones ausentes.

Como siempre el majestuoso río Limay nos brinda satisfacciones pero nos propone una cantidad importante de interrogantes que no son fáciles de resolver.
Siempre nos pone a prueba, nos obliga a cambiar, a pensar que es lo que está fallando y  a replantearnos estrategias, enriqueciéndonos y haciéndonos crecer como pescadores.

Limay Medio: Cierre temporada 2011

Las conclusiones del viaje fueron varias:

El campamento junto al río con dos entrañables amigos, fue fabuloso.

Las flotadas, realmente divertidas, proporcionándonos una gran cantidad de información respecto del río, que seguramente aprovecharemos en próximas visitas.

La utilización de una caña de dos manos, fue para mí una nueva y grata experiencia aunque mi técnica de Spey cast debe mejorar indefectiblemente.

La cantidad de arcoíris de considerable tamaño que habitan este incomparable curso acuífero ameritan sin duda que nos dediquemos a pescarlas con un equipo pequeño.

Ya le he dedicado un par de viajes a esta pesca  y realmente es un verdadero placer.

Si bien he tenido la suerte de pescar un par de lindas marrones les aconsejo que no vayan con la idea de que esto es fácil. Aún flotando y pudiendo pescar metro a metro el río no es nada sencillo poder capturar varios de estos peces. Siéntanse afortunados si una buena marrón los honra con un pique.

Seguramente volveremos a este río y otra vez trataremos de divertirnos con las  guerreras arco iris y por supuesto pondremos todo de nuestra parte para que alguna marrón se sienta atraída hacia nuestras moscas.

No quiero cerrar la nota sin agradecer a Rubén Galetto, quien desinteresadamente nos asiste, nos asesora y nos atiende.

Realmente sabemos desde aquí que en Piedra del Águila además de un excelente y recomendable guía, tenemos un verdadero amigo.

Hasta la próxima………

Marcelo Boschetto

Comentarios (2) Trackbacks (0)
  1. MUY BUENO EL BLOG DE PESCA QUIERO SABER SI SE PODRIA PONER ACERCA DE LAS ACTIVIDADES DE PESCA DE NUESTRA CIUDAD.DESDE YA LE QUEDO MUY AGRADECIDA POR TODO LO QUE REALIZAN EN TORNO AL DEPORTE QUE NOS APASIONA Y UNE: LA PESCA.ATTE.GENOVEVA PERSIG.CAMPEONA ROSARINA SIETE AÑOS CONSECUTIVOS

  2. Muy buen articulo,me gusto,excelentes ejemplares,buena pesca.


Leave a comment

Trackbacks deshabilitados.